Como resultado de la cuarentena generalizada en algunos sectores, tuvimos cambios imprevistos en el mercado laboral, uno de ellos fue el paso del trabajo presencial hacia el teletrabajo o trabajo remoto.

Pero, ¿todas las empresas pueden realizar trabajo remoto?

La respuesta es más compleja de lo que pensamos, el tamaño de la empresa y las actividades que esta realice influyen en la implementación del teletrabajo. 

Las empresas de mayor tamaño tienden a implementar esto en mayor medida que las empresas pequeñas y medianas. Este último grupo no suele acceder a innovaciones tecnológicas por lo que la transición resulta mucho más difícil. En cuanto a la naturaleza del trabajo, muchas empresas no han implementado esta política debido a que su dinámica organizacional prioriza la presencialidad. Este es el caso de sectores como ventas, catering, servicios de transporte, entre otros.

¿Y las empresas peruanas?

En un estudio del Banco Mundial, se señala que Perú se encuentra entre los países con menor adaptabilidad al trabajo remoto debido a que en países menos desarrollados existe una menor proporción de empresas en actividades económicas que pueden ser realizados desde casa. 

Sumando que otros factores pueden dificultar la transición al trabajo remoto como la poca experiencia previa en el uso de TIC e incluso el desconocimiento de su existencia como modalidad.

Según la Encuesta Nacional de Empresas del 2015, esta es la proporción de empresas que consideran que la modalidad de trabajo a distancia se adecua a las actividades que realiza por actividad económica.

Fuente: INEI (2015). Encuesta Nacional de Empresas 2014. Elaboración Impulso País

¿Los hogares estaban preparados para trabajar desde casa?

En América Latina, 40 millones de hogares no tiene acceso a servicio de internet. Apesar de que en Perú, la proporción de hogares con acceso a este servicio ha aumentado en los últimos cinco años, aún existen fuertes diferencias entre el ámbito rural y urbano.

Queda en evidencia que en las zonas urbanas la proporción de hogares con acceso a internet es ligeramente mayor en comparación al total nacional; mientras que las zonas rurales tienen una proporción mucho menor en comparación a este. Por ejemplo:

En las zonas urbanas:

En el 2014, más de 30 de 100 hogares contaban con este servicio. Esta situación cambió significativamente para el 2019, donde ahora 45 de cada 100 hogares cuentan con acceso a internet.

En las zonas rurales:

En el 2014, solo 1 de cada 100 hogares contaba con internet y esta cifra pasó a ser 5 de cada 100 en el 2019.

Fuente: Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) 2014-2019. Elaboración: Impulso País

En conclusión, tanto empresas, como hogares no estaban preparados para esta modalidad de trabajo. Por un lado, una gran cantidad de empresas enfrentó problemas para adoptar la modalidad de trabajo remoto, por desconocimiento o porque su giro de negocio hace complicado que las labores puedan realizarse desde casa, y por otro lado, muchos hogares no contaban con el equipamiento adecuado para realizar sus labores de manera remota. Como consecuencia se dificulto la transición al trabajo desde casa. 

Autores: Martín NavarroMalu BerrospiJostin Kitmang